Universidad del Desarrollo invita: Charla de Andrés Valdivia sobre “Long Tail y Microtendencias”

charla.png

Metalosis Maligna

En un mundo en donde los avances tecnológicos están a la vuelta de la esquina, nuevas enfermedades aparecen. Ya no se trata de un virus mutante proveniente de un mono, o el maldito envenenamiento de la hemoglobina, sino que es consecuencia de nuestra propia estupida naturaleza por tratar de ser inmortales.
Les presento el corto Metalosis Maligna, dirigido por Floris Kaayk, quien nos presenta este ficciticio sobre este problema que aqueja a la población que posee implantes. En mi opinión, no se aleja mucho de la realidad.

Tendencias y Nuevas Tecnologías, Viernes 1 junio, 10.50 U. del Pacífico

De eso que llamamos Global, y no entendemos…

Globalización y el Futuro

Sin duda, los que vivimos en esta época de la historia, somos unos favorecidos por los avances y adelantos que constantemente se van produciendo. Somos hijos de lo nuevo y de la innovación; en todo sentido debemos estar agradecidos de todos aquellos que por gracia de su constante búsqueda, han logrado entregarnos un lugar mucho más agradable para vivir. Cualquier país que busque desarrollarse en este mundo dependerá de:

  1. Las individualidades que puedan surgir para establecer los cambios hacia el crecimiento económico auto-sostenido, aportando siempre nuevos conocimientos, tecnología e información.
  2. Establecer líderes sociales que reúnan estas individualidades, logrando en conjunto, un verdadero crecimiento económico y social.
  3. Al crecer se va desarrollando y de esa manera se verá mejorado el nivel de vida general de cualquier sociedad, por supuesto, en su totalidad.
  4. Es necesario la creación de procesos permanentes e innovadores de cambio, que lleven a caminos continuos de anclaje sobre plataformas dinámicas de corto, mediano y largo alcance.

Hablamos de un mundo (o gran parte de este) globalizado; tal vez hace un par de décadas atrás ni el más optimista o visionario hubiese pensado posible establecer relaciones con otros países. ¿Quien iba a especular la posibilidad de establecer relaciones interpersonales, acordar reuniones o cerrar importantes negocios gracias a, por ejemplo un par de clics en un computador?

Comunicacionalmente estamos subordinados a saber 2 o 3 idiomas que son claves para el desarrollo e intercambio social[1]. La fusión cultural de los últimos años, han permitido que en un mismo país convivan poblaciones de carácter occidental tanto como oriental. La comunicación sin duda ha fortalecido su rol de “embajador de la cultura”.

Ni hablar del ámbito tecnológico. Para quienes tienen menos de 20 años de edad, pareciera que el mundo en que viven es fruto de la tecnología, donde todo está a la mano y la única pregunta que falta por responder es ¿Y ahora, qué?

Porque podemos hablar del concepto de globalización como un proceso para describir los cambios sociales y de la economía mundial, o como una etapa en nuestra nueva historia universal, en donde esperamos un techo para toda esta metamorfosis conceptual, porque está en la naturaleza humana el “inconformismo”, el querer saber que pasa después, y darle un fin a algo sin saber a ciencia cierta cual fue su inicio y desarrollo.

Por eso invito a que, en relación a la globalización, nos olvidemos por el momento del ¿Y ahora, qué?, y lo reemplacemos por un ¿Y ahora, cómo? Antes de preguntarnos qué es lo que pasará después de este proceso, es mejor tener claro el cómo saber manejar realmente este concepto, con la idea de que si queremos realmente un avance, primero debemos explorar y explotar realmente la esencia de un mundo globalizado.

El 18 de febrero de 2007, Larry Page, socio y co-fundador de Google, en su discurso para la cumbre de la AAAS (Asociación Americana para el avance de la Ciencia) habló, entre otros temas, sobre lo mal posicionada que está la ciencia, además de un mal aprovechamiento para la humanidad: “Si la ciencia y la tecnología es lo que ha elevado el ingreso per-cápita en la historia, ¿por qué tiene tan mal marketing?, ¿por qué llamamos a los jóvenes a ser científicos, pero a aguantar una vida de pobreza?(…) Y la ciencia tarda en atacar los problemas del mundo, la pobreza, el acceso al bienestar, el calentamiento global, la energía, el cuidado de los recursos. Para eso hay que ser audaces.

Los científicos que trabajan pensando en conseguir financiamiento realmente tediosos; los que van a marcar la diferencia son los jóvenes estudiantes de doctorado, investigadores que pueden correr riesgos porque total, ya ganan tan poco”.[2]

El real problema de la globalización no pasa por la escasez de herramientas para poder ser concebida, sino en la falta de conocimientos e incentivos para asumir y ser parte de este proceso: “Lo verdaderamente importante, y casi elemental, es que cualquier análisis de estas materias se inicia con una definición de la visión y la lógica con la que debemos visualizar el futuro. Y en eso, hay dos únicas posibilidades: aceptar que somos seguidores de sistemas que no construimos ni estamos construyendo, pero sobre el cual se dice que debemos adaptarnos y aprovecharlo o bien adoptar un modelo distinto, principalmente enfocado a nuestro bienestar humano y social”.[3]

Como lo describe Alfredo Sfeir-Younis, economista, Presidente y fundador del Instituto Zambuling para La Transformación Humana y ex consejero principal de los gerentes del Banco Mundial, hay dos opciones para entender el concepto de “lo globalizado”, en tanto cuanto lo aceptemos como un proceso incambiable, donde es necesario expandir todos nuestras necesidades al mercado para conseguir mayor competitividad, y que finalmente lo único que provoca es la dependencia a las tendencias internacionales.

Chile, como una economía pequeña, comparada con las grandes potencias mundiales, se rige bajo esta premisa y frente a un panorama internacional en donde las multinacionales sin duda, no dejarán la mejor tecnología a nuestro libre acceso, y como en el pasado, estas mismas empresas seguirán siendo enclaves de beneficio propio y no colectivo. ¿Cómo podríamos interpretar esto? En que muy pocos chilenos de ingresos medios y bajos se beneficiarán bajo esta fórmula; es lo mismo que pasa, en el caso hipotético, cuando una nueva tecnología llega a una empresa: para el desarrollo de tal existen las herramientas adecuadas, pero pocos saben como usarlas. En pocas palabras, lo que debemos tener presente no es que viene después de la globalización, sino realmente saber de qué se trata todo este proceso y cómo yo soy parte de éste.

Más adelante en la misma entrevista, Sfeir-Younis dice: “la economía mundial debe estar al servicio de los chilenos y chilenas, y no al revés”. Para que esto sea posible, debemos tener personas que estén capacitadas en el área del aprendizaje y del uso del lenguaje, tanto culturalmente, con valores, y por sobre todo visión colectiva. Ellos deben ser capaces de poder guiar a la sociedad y cambiar la mentalidad frente semejante proceso social y económico; se necesitan líderes y no mediadores.

Todos Tenemos Voz

Un ejemplo muy práctico para saber aplicar y conllevar todo este proceso de globalización, son los denominados Medios Participativos, en donde las personas ya no son meros espectadores, sino que también partícipes, tienen voz, y pueden incluso contar y aportar con nuevos sucesos. La gracia de estos medios es que sin importar el país o lugar donde uno se encuentre, existe la libre disponibilidad para uno poder participar. Aunque la mayoría de estos medios, como los blogs o dirarios on-line, se encuentren en Internet, y estén en el idioma inglés, muchas personas ya han propuesto nuevas interfaces acorde a contexto en que ellas se sitúen.

Una muestra de estas nuevas aplicaciones, es “El Morrocotudo”, nombre del periódico on-line Ariqueño (de ahí el nombre de éste, en honor al morro de Arica) y que ya cuenta con más de 300 corresponsales, la mayoría procedentes de la ciudad norteña.

Alberto Precht, director del diario, explica que hay dos tipos de noticias que forman parte de “El Morrocotudo”: las noticias que son contingencia, pero con una apropiación, por parte del que escribe, y aquellas que no son noticias en otros medios, pero que sí son importantes para la ciudadanía: “Nos definimos como una ágora moderna, donde se reúnen los ciudadanos como iguales a soñar el futuro de la ciudad. El requisito fundamental son las ganas, el compromiso y la búsqueda de la excelencia. Somos una ventana donde todo aquél que quiera usarla es bienvenido”, explica Precht.[4]

A pesar de que “El Morrocotudo”, comparado con otros sitios de la misma índole, tiene un carácter más local, y a razón de esto cumple el importante rol de dar a conocer que está pasando en el entorno más próximo. Si queremos entender un mundo globalizado, primero debemos pensar donde estamos parados, y asimilar que en una ciudad (como lo es Arica por ejemplo) existe una diversidad social y cultural importante; debemos desarrollar una suerte de “globalización interna”.

Cecilia Jamasmie, es otro ejemplo de cómo ser parte de los Medios Participativos, aunque en este caso fuera de Chile. Cecilia llego hace tres años a Canadá con la idea de hacer un máster en periodismo en la UBC (University of British Columbia). Para su tesis comparó varios sitios web de noticias, tanto chilenos como extranjeros, viendo cuales eran los más visitados y entre aquellos buscando algún punto o característica común que pudiese definir su éxito. Su profesora guía quedó tan impresionada con su trabajo, que le pidió permiso para exponerlo en un congreso mundial.

Fue en ese momento en que su destino dio un giro en 180 grados, ya que en aquel congreso se encontraba un importante inversionista que apostaba a la idea de crear un nuevo medio digital, cuya principal característica era el de ser un “medio ciudadano”. Así nació Orato.com, donde su gran diferencia es que todas las noticias se publican en primera persona, siendo contadas por los protagonistas o testigos del acontecimiento (en efecto, “orato” en latín significa “yo hablo”).[5]

Por último tenemos a David Ruiz, estudiante de derecho, conocido en la web como “Zuirdj”, bibliotecario (y administrador) del sitio Wikipedia.com, en su versión en español. Con este último rol, en agosto de 2005 fue invitado a Alemania a Wikimanía, la convención más importante del mundo a nivel de wikis[6]. “Lo más impresionante de la convención – cuenta David – fue la multiculturalidad, en donde los tópicos a tratar con la gente no pasaban por lo turístico, sino por el plano de los académico. Por otro lado, comparado con otras conferencias internacionales, en Chile existe la falta de costumbre de establecer relaciones horizontales. Cuando se organiza una conferencia, el conferencista principal dicta su charla y se va, sin el deseo de escuchar los planteamientos de los demás.”

A su llegada a Chile, cuenta que lleva casi un año participando en las actividades de Educarlibre, una organización que busca llevar tecnologías y contenidos libres a las aulas chilenas. Dentro de ese contexto, busca imitar el ejemplo de Wikipedia Alemania, cuya comunidad desarrolló versiones de su Wikipedia en formatos CD y DVD, y pequeñas ediciones en papel sobre temas destacados, llamadas WikiReader, para la libre utilización en la educación en el país.[7]

Las Claves: La Educación y el Conocimientos

Que ahora en la actualidad se nos permita tener acceso sin restricciones a la información, es un paso gigantesco hacia un proceso social y cultural en que todos somos protagonistas de lo contingente, y que además la base para la formación de los nuevos guías y lideres globales.

Sin embargo, a pesar de esta revolución que avanza a velocidades insospechadas, aún persiste el contraste entre varias instituciones de las naciones que son parte del proceso de globalización; una de estas es la Educación.

Mientras el mundo de los negocios o el desarrollo tecnológico se mueven a un gran ritmo, la Educación avanza a una velocidad 10 veces menor.

Sobre este dato podemos establecer la siguiente paradoja: si los recursos para la actividad económica son agotables y escasos, y sin embargo la actividad tiene un gran desarrollo ¿Por qué, si el conocimiento es infinito e inagotable, la educación tiene un desarrollo tan lento? Alvin Toffler, autor de los libros “El shock del futuro” y “La Tercera Ola”, dice que, si una persona usa una herramienta, otra no puede usarla al mismo tiempo, pero ambos pueden utilizar simultáneamente el mismo conocimiento[8], vale decir, el rol de la persona no está en la falta de herramientas, sino en el saber tener una doble funcionalidad, ser productor y consumidor frente a un proceso en donde cada día más estamos siendo más participes de cualquier proceso en particular. Por ejemplo, si queremos retirar dinero, ya no necesitamos hacer las tediosas filas para luego interactuar con una persona llamado “cajero”, sino que, ahora tenemos la posibilidad de automatizar el proceso e ir directamente a un “cajero automático electrónico” y retirar el dinero. Consecuencia de esto, vemos como llega “el tiempo irregular o personalizado”, donde las nuevas tecnologías reducen los costos y los tiempos de producción a gran escala; en este nuevo mileno el tiempo será flexible.

Por otro lado, cuando se aceleran los cambios tecnológicos, se acelera la velocidad con que el conocimiento se vuelve obsoleto. El tiempo y el rápido desmoronamiento del conocimiento están muy relacionados a la sociedad de la información[9]. Por ejemplo, en el pasado, tanto las verdades como las falsedades perduraban por siglos, sin ser puestas en tela de juicio. Ahora, por el contrario, gran parte de nuestra toma de decisiones se basa en hechos que podrían cambiar mañana o ya están obsoletos. Por un lado, esta diversificación y aceleración del tiempo produce una desincronización entre el antiguo sistema masivo y la nueva diversidad que se exige a las instituciones basadas en el conocimiento. Uno de los mayores choques se produce hoy – como se mencionó anteriormente – en la educación, específicamente con la enseñanza estandarizada, diseñada originalmente para convertir a hijos de agricultores en obreros industriales, de acuerdo a los requisitos y ritmos de una sociedad masiva. La educación está entre las instituciones más lentas en adaptarse al nuevo sistema de riqueza en base al conocimiento.

Todo lo anterior nos habla de un mundo en donde todos podemos ser parte de lo que acontece diariamente, en donde la información y el conocimiento es la herramienta más eficaz para poder alcanzar los objetivos que cada uno se proponga. Además, tenemos otra gran herramienta como lo es la comunicación, ya que sin ella toda esta información y conocimiento no podría ser entregado de manera clara y precisa; la comunicación como tal es el nexo entre las personas y el conocimiento.

Varios son los caminos para poder entender y aplicar este proceso de globalización, en donde primero que todo debemos comprendernos y asimilarnos de manera local, saber donde nos encontramos parados y a qué nos enfrentamos cada día al despertarnos; no nos comprometamos a entender el futuro en saber que es lo próximo, sino en como entender nuestro presente inmediato como una herramienta para el futuro. Nunca olvidemos que el ser humano es un ser que explora y piensa.


[1] A pesar de que con un idioma se puede cumplir las mismas funciones, para efectos prácticos, hablamos de la necesidad de interacción con otras nuevas culturas, por ejemplo, la China.

[2] Disponible en Internet http://www.elmercurio.cl, sección Ciencia y Tecnología, 19 de febrero de 2007.

[3] Disponible en Internet http://www.chiletech.cl, sección Opinión: “Inversión Tecnológica en Chile: El enfoque está equivocado”

[4] Extráctos del articulo publicado en la sección reportajes de la revista Mouse “Medios participativos: Todos somos periodistas”, en noviembre de 2005 y disponible en Internet (www.mouse.cl)

[5] Ibíd.

[6] Sitio web colaborativo, que puede ser editado por varios usuarios.

[7] Extrácto del articulo publicado en la sección reportajes de la revista Mouse “Un chileno en Wikilandia”, en septiembre de 2005 y disponible en Internet (www.mouse.cl)

[8] Diario El Mercurio en su edición del día 15 de febrero de 2007, “Economía y Negocios”

[9] Para efectos prácticos, entendamos a una sociedad de la información como aquella en la que la creación, distribución y manipulación de la información forman parte importante de las actividades culturales y económicas.

Número Uno, Número Uno, Número Uno, Número Uno, Número Uno, Número Uno, Número Uno.


Una grata sorpresa me lleve hoy al revisar por internet en que andaba mi grupo. Me di cuenta en tamos top 1 en el género Psychodelic Music en AudioStreet.net, además de que dos de nuestros temas están entre los 10 más escuchados… al fin el trabajo está dando frutos!!!

Por otro lado, les muestro una nueva faceta de mi amigo Camilo, vocalista de mi grupo, que por estos días la anda haciendo de mago. Échenle un vistazo…